Una traducción no es algo que deba hacerse de manera acelerada. Ya que, necesitamos conocer con certeza de qué estamos hablando en la traducción. En muchas ocasiones, los traductores novatos pecan de hacer traducciones rápidas, demasiado rápidas.

Además, esto es algo que vemos también en personas que ofrecen servicios de traducción sin ser traductores. Ofrecen traducciones rápidas para llamar la atención de una mayor clientela. Así, se aseguran de que no se interesen tanto por la formación de quien realiza dicha traducción.

En Tradupla, ofrecemos traducciones urgentes, podemos gestionarlas ya que contamos con un gran equipo de traductores profesionales.

¿Por qué las traducciones rápidas no son una buena opción?

traducciones rapidasEn primer lugar, porque cada trabajo conlleva su tiempo. Si un trabajo es profesional, requerirá un tiempo concreto para así dar el mejor resultado.

Si, en cambio, buscamos rapidez y no calidad, las traducciones rápidas son una opción. Aunque, posiblemente, no sea una buena solución.

Que una traducción tarde en realizarse un par de días no significa que no sea considerada una traducción rápida. En cambio, que una traducción de 1000 palabras se realice en una hora, genera muchas dudas.

Toda buena traducción necesita de un tiempo de investigación de la temática y de la gramática del idioma a traducir. De lo contrario, será una traducción superflua y nada profesional. Es decir, falta de calidad.

Por eso, debemos tener especial cuidado con solicitar los servicios de traducciones rápidas a cualquier traductor. Debemos acudir siempre a traductores profesionales.

¿Qué características debe tener un buen traductor profesional?

Como hemos mencionado anteriormente, a veces, el ofrecimiento de traducciones rápidas es sinónimo de traductores nada profesionales. Por eso, queremos que sepáis qué características debe tener un traductor profesional. Así, sabréis escoger con cabeza.

  • Conocer, como mínimo, una lengua extranjera y su propia lengua materna: como es lógico. Pero no basta con conocer otro idioma, simplemente. Un traductor profesional debe conocer a la perfección su propia lengua materna. De lo contrario, no podrá realizar una traducción profesional.
  • Tener certificado académico de traductor: a eso nos referimos. No basta con conocer un idioma, sino que hay que ser un traductor certificado. Aquí, debemos aclarar que hablamos de carrera universitaria, no de cursos. Un curso no acredita para ser traductor. Por lo que hay que prestar especial atención a la formación del traductor con el que contactemos.
  • Saber redactar: esto va en relación a conocer la propia lengua materna. Ya que, si no se sabe redactar en la lengua materna, redactar en otro idioma puede ser una odisea. Por eso, recalcamos lo importante que es conocer minuciosamente la lengua materna.
  • Evitar las traducciones rápidas: sí, como leéis. Ya hemos hablado de esto, una buena traducción requiere un tiempo de investigación y de trabajo minucioso. Por eso, una traducción excesivamente rápida es sinónimo de mala traducción.
  • Manejar bien el tiempo: es decir, no dedicar ni demasiado ni muy poco tiempo a cada trabajo. Es decir, dedicar el tiempo necesario. Ya que, un traductor tiene, normalmente, muchos trabajos. Si un traductor no sabe organizar su tiempo, su gestión de los trabajos a realizar será nefasta.
  • Manejar diferentes fuentes de información y de tecnología: aunque no lo parezca, esto es muy importante. Y es que un buen traductor, debe tener los recursos necesarios para investigar y para comunicarse con sus clientes.

Estas son las principales características de un buen traductor, aunque existen muchas más. También debemos tener en cuenta que ser nativo de un idioma no implica traducir bien a ese idioma. Por lo que es algo con lo que debemos tener especial cuidado.

Ser nativo no es ser traductor

En este sentido hay lucha constante por parte de las agencias de traducción y de los traductores profesionales. Se debe a que muchas personas ofrecen servicios de traducción a su lengua materna, solo por ser su lengua materna.

Cuando se ofrecen este tipo de traducciones, normalmente, se ofrecen como traducciones rápidas. Y, como ya hemos dicho antes, esto es un error. Ya que, el simple hecho de tener una lengua materna no capacita al hablante para traducir. Porque, como ya sabéis, se necesita una formación académica y unos conocimientos que no tiene cualquier persona.

Por eso, no recomendamos solicitar traducciones a nativos si no tienen conocimientos académicos de traducción. Ya que, el resultado puede ser un desastre total.

Desde Tradupla, os recomendamos acudir a los mejores profesionales. Así, tendréis la tranquilidad de recibir trabajos profesionales y de calidad. Trabajamos con los mejores traductores profesionales para garantizar la calidad del servicio.

Si buscáis traducciones rápidas, recibiréis una traducción profesional en el menor tiempo posible. Garantizando siempre la eficacia de nuestros servicios. Por eso, si buscáis profesionalidad, acudid a empresas de traducción que cuenten con años de experiencia y traductores a la altura de tus expectativas. Acude a Tradupla.

Leave a comment