¿Qué harías si alguien intenta ligar contigo diciéndote “Tu le pera con la PAPAYA”? ¿o toparte con un “supuesto” traductor que se inventa idiomas ficticios del emisor para agradar al interlocutor?

El primero era fácil, seguro que lo has acertado. Se trata de los Minions, esos seres amarillos tan adorables que adoran las bananas sobre todas las cosas y que tienen su propio idioma, por todos conocidos, pero por nadie traducido.

idiomas ficticios minions

Lo segundo, aunque no te lo creas, proviene de una de las películas más famosas de todos los tiempos. La comedia romántica-histórica La vida es bella de Roberto Benigni. En este film, en concreto, el amor que se profesan Guido y Dora hace que, el primero, haga cosas que nadie se espera como, por ejemplo, inventarse la traducción de un soldado y crear idiomas ficticios para evitar que su hijo conozca la dura realidad.

Pero, vayamos por partes. La traducción, bien es cierto que se debe realizar de manera profesional por expertos en la materia, y acudir, en caso de duda a agencias de traducción que sepan que el trabajo se está realizando correctamente. Principalmente, dicha agencia de traducción debe estar especializada en traducción audiovisual para conocer las reglas de los distintos idiomas y poder crear idiomas ficticios de tal manera que al interlocutor no le resulte chocante.

Pero, en este caso, vamos a hablar de momentos del cine en los que, por amor, o por cultura, o por simple pertenencia a otra raza, hemos podido vivir el surgimiento de nuevos idiomas ficticios o nuevas traducciones de las que hacernos eco.

 

La traducción inventada de Guido

Antes de sumergirnos en idiomas ficticios nuevos y que su traducción es, sobre todo, un poco complicada, vamos a ver cómo una persona, por amor, puede hacer que un hombre proteja a su familia sobre todas las cosas, y más, si se trata del ambiente que se vivió en pleno auge nazi.

Guido, el padre protagonista de La vida es bella, se adentra en una lucha constante para hacer creer a su hijo que todo lo que están viviendo en el campo de concentración es solo un juego y, gracias a este momento “amargamente” encantador, podemos ver como una traducción inventada puede salvar muchas vidas. Este vídeo seguro que te suena.

 

¿Hablas Klingon?

En un universo ficticio encontramos este idioma hablado por una raza extraterrestre. Se trata de la película más conocida por todos los amantes de la ciencia ficción, Star Trek.

Con firme inspiración en las lenguas amerindias, surgió el idioma Klingon, un lenguaje con entonaciones guturales muy concretas, además de sufijos que modifican por completo el significado de las palabras.

Actualmente existen en Estados Unidos el Klingon Language Institute, que brinda una enseñanza para amantes del idioma cinéfilo y que quieran aprender su traducción.

star trek idiomas ficticios

 

Fans de la banana, ¡Bello!

Un simple “hola” se convierte, de repente, en ¡Bello!, o un “Bu Ta Na Ma Ka” se traduce como “Hasta el infinito y más allá”.

Así es el idioma que nos presentan los esbirros más adorables de todo el mundo del cine, los Minions. Unas bolitas alargadas amarillas que mezclan palabras de muy diversos idiomas, como inglés, francés, español, italiano, japonés, coreano o ruso.

El resultado: Se trata del minionés, el “Minion Gibberish”, que significa “lenguaje sin sentido” o el idioma banana. Uno de los idiomas ficticios más conocidos desde luego en el mundo del cine.

Seguro que más de una vez habrás caído en la tentación de hablarlo o de saber qué traducción tiene alguna de sus palabras.

 

En el planeta Pandora se habla Na’vi

La raza humanoide nativa del planeta Pandora utiliza este idioma oficial para comunicarse entre ellos. Se trata del Na’vi, que tiene raíces de lenguas nativas de la Polinesia como el maorí o el samoano, además de un toque de hawaiano, pero, se maneja con reglas de pronunciación de idiomas como el suajili y el japonés. Idiomas ficticios por doquier

avatar idiomas ficticios

Complejo de traducir, aunque ya haya más de un fanático que lo comience a emplear de forma práctica. La película más taquillera de todos los tiempos, Avatar, tiene el idioma por excelencia que a todos nos gustaría saber traducir a la perfección.

Estos han sido solo algunos ejemplos de los idiomas ficticios del mundo del cine más conocidos y por los que hemos tenido debilidad por traducir, además de escenas de filmes en los que la traducción ha sido cambiada para emocionarnos y hacernos amar aún más el bello arte de las producciones audiovisuales.

¿Queréis conocer cuáles se han quedado aún en el tintero? Desde Tradupla prometemos hacer una segunda parte.

Leave a comment